Proyecto "Democratizar la palabra, para el ejercicio de la ciudadanía plena"

   

Proyecto: Democratizar la palabra, para el ejercicio de la ciudadanía plena. Una propuesta por el derecho de las mujeres a la comunicación, información y una vida sin violencia desde las mujeres aymaras reporteras populares.
 

Objetivo General: Contribuir a la profundización de la democracia en Bolivia a través de la vigencia de los   Derechos Humanos, promoción y participación económica, social y política activa y eficaz de las mujeres y pueblos indígenas y afrobolivianos.
 

Objetivo Específico: Contribuir al ejercicio de los derechos de las mujeres  a la comunicación e información y a una vida sin violencia promoviendo el liderazgo de las mujeres aymaras.
Fortalecer las capacidades de exigibilidad e incidencia de las mujeres aymaras reporteras populares.

Justificación de nuestra Propuesta:

La violencia hacia las mujeres

El Índice Municipal de Equidad de Género elaborado por el PNUD-BOLIVIA, en base a los datos del Censo 2001, muestra que los municipios en los que se focaliza la intervención tienen muy bajos índices de equidad de género: es así que Tiahuanacu se encuentra en el puesto 208, Huarina en el 220 y Pucarani en el 170. Las estadísticas aún muestran que las mujeres siguen siendo víctimas de violencia en razón de género (OPS 2008, ENDSA 2008, ACOBOL 2012) mientras que la respuesta institucional en el nivel municipal aún es insuficiente (43% de los Gobiernos Municipales cuenta con SLIMS, Ministerio de justicia 2013 y no hay casas de acogida SEDEGES 2013). Mientras el feminicidio continúa incrementándose (CIDEM 2012).     

La Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia

La ley 348 promulgada el año 2013 ha destacado un cambio significativo en la normativa contra la violencia hacia las mujeres pues establece cambios y sanciones que pueden ser eficaces para contribuir a erradicar la violencia hacia las mujeres, entre algunos cambios centrales se puede anotar: la ley establece 30 años de cárcel sin derecho a indulto para quienes matan a una mujer, implementa la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, define la participación de gobiernos subnacionales, define la asignación de recursos especiales en caso de extrema violencia, crea centros de acogida para las mujeres agredidas. Actualmente los avances en la implementación de la Ley son insignificantes en el área rural.

La exclusión y discriminación étnica de los pueblos indígenas

La situación de exclusión y discriminación de hombres y mujeres de pueblos originarios, y en el caso de El Alto específicamente aymaras, se mantiene en niveles dramáticos. Las estadísticas muestran que el factor étnico es determinante para determinar la situación socioeconómica de la población.

Las estadísticas de salud, educación, ingresos económicos y ocupación, obtenidas a partir del Censo de población y vivienda del 2001, muestran esta inequitativa realidad. La mortalidad materna e infantil es mayor en personas de origen indígena y los ingresos promedio que perciben así como las ocupaciones en el campo laboral son las más precarias y peor pagadas en el país.

Entre las causas centrales de estos problemas se encuentran: la falta de aplicación de políticas públicas en contra de la discriminación, a las prácticas y actitudes racistas de grandes sectores de la población de raíces occidentales, la falta de información sobre derechos humanos de los pueblos indígenas y las actitudes de subvaloración de muchas personas de origen aymara sobre su cultura, idioma, vestimenta y cosmovisión.